El Gobierno cree que detrás de la toma violenta de tierras en Villa Mascardi, Bariloche, está la mano de la Coordinadora Arauco Malleco (CAM), con fuertes vínculos con la organización Resistencia Ancestral Mapuche (RAM) y la comunidad Lafken Winkul Mapu.

El ministro de Justicia de la Nación, Germán Garavano, anticipó que hay información sobre el "posible ingreso de unas 40 personas desde Chile" a través de un cruce fronterizo ilegal.

"Más allá de los pasos oficiales, en temporada de verano, en esa zona la frontera es muy porosa; hay mucha circulación de gente. En esta línea, este grupo tienen vinculación con el grupo en Chile (CAM), que generó muchos hechos de violencia allá. Y también tiene vínculos con el grupo que afectó la escena del crimen y obstaculiza la investigación en relación con Santiago Maldonado", señaló Garavano, en diálogo con Luis Novaresio por radio La Red.

 
 

El ministro explicó que se trata de "un grupo muy chico", que "no representa realmente a la comunidad mapuche" y que varias veces se trató de dialogar con ellos sin éxito. "No tiene demandas concretas o razonables. Son un grupo radicalizado, que utiliza la violencia, y que no tiene ningún interés en negociar o de llevar una relación razonable con los argentinos", añadió el funcionario.

Al igual que en el RAM, dentro de los objetivos de la agrupación CAM, el diálogo no suele utilizarse como forma de negociación. "La CAM busca la liberación de la nación mapuche. Nuestras consignas siempre han sido territorio y autonomía. Eso es lo que queremos. Nos enfrentamos a un estado colonial que nos invadió", así se expresa su líder, Héctor Llaitul, quien estuvo preso durante seis años por reiterados delitos de lesiones y robos con intimidación.

Al ser consultado sobre lo ocurrido en el predio tomado, donde murió el joven Rafael Nahuel, el funcionario reiteró que "la versión es la del comunicado que emitió el Ministerio de Seguridad".

"Dos personas que estaban custodiando el predio que había sido recuperado por órdenes judiciales días antes, estaban haciendo una recorrida en búsqueda de prófugos cuando fueron agredidos y emboscados. En teoría repelieron esto con armas de fuego. Eso es lo que está investigando ahora la justicia", añadió Garavano.

El ministro insistió en que el grupo "es el mismo grupo que se vincula con los hechos de Santiago Maldonado y que está impidiendo a la justicia acceder al lugar del hecho".

"Se trata de grupos muy pequeños que no tienen nada que ver con la comunidad mapuche. Usan medios violentos, desconocen la Constitución, el Estado e incluso a la propia Justicia", sentenció el funcionario.

Para finalizar, Garavano advirtió que "esta gente se mueve en esa zona con demasiada libertad y con el desapego al estado de derecho". "El juez tiene que identificar y detener a estas personas para clarificar la situación. Esperamos que pueda realizar su trabajo de la mejor manera posible y esclarecer lo que sucedió", concluyó.