Fiscal confirmó contaminación de las mandarinas con agroquímicos

La Fiscalía apunta a los ingenieros por el uso de un agroquímico prohibido en el país. La semana pasada declaró el nene que también fue intoxicado por el cítrico. La familia Pared denuncia a los dueños del campo por considerar que están realizando cambios en la plantación y así borrar pruebas para la investigación de la causa.

 

Fu­ra­dan es el agro­quí­mi­co que se en­con­tró en el cuer­po de Ro­cío Pa­red, quién fa­lle­ció ha­ce diez dí­as en la zo­na ru­ral de Mbu­ru­cu­yá tras con­su­mir una man­da­ri­na im­preg­na­da con es­te pro­duc­to. Lo con­fir­mó el ti­tu­lar de la Fis­ca­lía de Sa­la­das, Os­val­do Oje­da, quien lle­va ade­lan­te la in­ves­ti­ga­ción y to­mó de­cla­ra­cio­nes tes­ti­mo­nia­les y se­cues­tro de ele­men­tos cla­ve pa­ra la cau­sa.
El miér­co­les pa­sa­do fue in­da­ga­do el me­nor que tam­bién su­frió una in­to­xi­ca­ción por in­ge­rir el cí­tri­co y so­bre­vi­vió.
“El ne­ne de­cla­ró an­te los fun­cio­na­rios ju­di­cia­les y sir­vió pa­ra acla­rar dón­de fue el he­cho. Los chi­cos no in­gre­sa­ron al cam­po”, di­jo a épo­ca Fran­cis­co Pi­sa­re­llo, abo­ga­do de la fa­mi­lia de la ne­na fa­lle­ci­da.
En su tes­ti­mo­nial, el ni­ño ase­gu­ró que ellos iban a ca­te­cis­mo y en la puer­ta del cam­po que tie­ne plan­ta­cio­nes de man­da­ri­nas y li­mo­nes en­con­tra­ron unas fru­tas, aga­rra­ron y con­su­mie­ron. Mi­nu­tos des­pués, la ni­ña se des­com­pen­só y fa­lle­ció, el ne­ne tu­vo náu­se­as y pu­do sal­var­se.
Si bien no hay im­pu­ta­dos, la Fis­ca­lía apun­ta­ría a los in­ge­nie­ros agró­no­mos que es­ta­ban a car­go del man­te­ni­mien­to de la quin­ta ubi­ca­da en el pa­ra­je ru­ral El Pa­go. Allí exis­te una gran plan­ta­ción de li­mo­nes y man­da­ri­nas.
Lin­dan­te a es­te cam­po vi­vía Ro­cío Pa­red con su fa­mi­lia. Ayer, el pa­dre de la me­nor iba a re­a­li­zar una de­nun­cia a los pro­pie­ta­rios de la quin­ta.
“E­llos pro­ce­die­ron a co­lo­car al­gu­nos car­te­les y cá­ma­ras de se­gu­ri­dad, mo­di­fi­can­do al­gu­nas co­sas del cam­po. Cre­e­mos que po­dría ha­ber una in­ten­ción de en­cu­brir”, se­ña­ló Pi­sa­re­llo.
Con los pri­me­ros tes­ti­mo­nios de la gen­te que tra­ba­ja en el lu­gar se cons­ta­tó, que unos dí­as an­tes del fa­lle­ci­mien­to de la ne­na se re­co­lec­ta­ron man­da­ri­nas que lue­go fue­ron tras­la­da­das a un gal­pón de una quin­ta cer­ca­na al cam­po y allí que­da­ron de­po­si­ta­das las fru­tas. En un alla­na­mien­to en el gal­pón, la jus­ti­cia ha­bría re­co­lec­ta­do prue­bas con­tun­den­tes ya que, en el lu­gar en­con­tra­ron agro tó­xi­cos y una je­rin­ga. Ade­más, las man­da­ri­nas que se en­con­tra­ron en el lu­gar fue­ron en­via­das al la­bo­ra­to­rio pa­ra sa­ber si te­ní­an o no tó­xi­cos.
“Son mu­chas co­sas las que hoy es­tán in­cor­po­ra­das a la cau­sas con co­sas muy de­ci­di­das. La je­rin­ga que en­con­tra­ron los fun­cio­na­rios ju­di­cia­les, el ca­nas­to con las fru­tas y las bo­te­llas de los tó­xi­cos com­pro­me­ten a los en­car­ga­dos del cam­po”, afir­mó el re­pre­sen­tan­te le­tra­do de los Pa­red.
Los fa­mi­lia­res de la me­nor fa­lle­ci­da de­cla­ra­ron la se­ma­na pa­sa­da y es­ta se­ma­na com­ple­ta­rí­an la tes­ti­mo­nial de los em­ple­a­dos de la quin­ta del cam­po del pa­ra­je El Pa­go.
De igual ma­ne­ra, la Fis­ca­lía apun­ta a dos o más per­so­nas que es­ta­rí­an re­gis­tra­das co­mo res­pon­sa­bles de los tra­ba­jos de man­te­ni­mien­to del cam­po.
“La im­pu­ta­ción se­ría a los in­ge­nie­ros agró­no­mos por­que son los que es­ta­ble­cen la po­lí­ti­ca so­bre el uso de los pes­ti­ci­das”, di­jo en una ra­dio el Fis­cal Os­val­do Oje­da.

Fín del contenido.

Configuraciones