Finalmente se dio la lógica y Rafael Nadal, en un alto nivel, aplastó a Kevin Anderson en sets corridos. Fue por  6-3, 6-3 y 6-4 en casi 2 horas y 30 minutos.

 

Es el título 16 de Grand Slam del español y el tercer Abierto de Estados Unidos que conquista. Antes había ganado en 2010 y en 2013, ambas ante Novak Djokovic. En esta ocasión fue ante el sudafricano Anderson, que jugó por primera vez una final de Grand Slam

 
 

 

"Es inolvidable lo que ha pasado este año conmigo", aseguró Nadal tras ganar el título quien admitió: "Desde que comenzó el año jugué a un alto nivel". Además sostuvo que buscará seguir jugando por "muchos años más".

 

Además, el número 1 del mundo reconoció la actuación de su rival:"Quiero hablar de mi oponente, quien ha sido una inspiración para muchos niños y otros tenistas del circuito porque se ha levantado de muchas lesiones"

 

Nadal había desmantelado en semifinales al argentino Juan Martín del Potro, el jugador más popular del torneo, que a fuerza de coraje y entrega caminó todo el torneo, pasando incluso por encima del gran Roger Federer en cuartos.

Anderson lo había tenido  más fácil ante Pablo Carreño Busta, el español que había llegado a semis sin perder un set, pero fue desbordado por el saque del gigante sudafricano. El número uno del ránking ATP lidera los enfrentamientos con Anderson en el circuito ATP por 5-0.