Según los datos que se pudieron conocer hasta el momento, a la llegada de la policía al domicilio de calle Tres de Febrero 3882, en Caseros, se encontraron con Antonio Pignotti, de 94 años, quien tenía en su poder una pistola Tala calibre 22.

Al ingresar a la casa de calle Tres de Febrero los uniformados se encontraron con el cuerpo sin vida de Hubert Ruben Buffoni, de 60 años, sobrino del ex prefecto, quien se encontraba tendido en el piso con una herida de bala en la espalda.

 
 

Además de Buffoni había en el interior de la vivienda dos mujeres, quienes a pesar de que también presentaban heridas de arma de fuego, a la llegada de las fuerzas de seguridad estaban todavía con vida.

Ambas fueron trasladadas de urgencia al Hospital Carrillo. La mayor de ellas, Ana María López, de 84 años, cuidadora de Pignotti, presentaba un impacto en la cabeza, y Miriam Esther Segovia, de 50 años, sobrina del agresor y quien también lo atendía, uno en el pecho. Ambas fallecieron más tarde en el hospital.

De las primeras averiguaciones surge que el ataque fue promovido por razones de "índole económica y viéndose (el imputado) perjudicado por al menos una de las víctimas".

La hipótesis principal apunta a que el sobrino del acusado habría recibido dinero por refacciones en la casa que nunca se realizaron, lo que desató la ira de su tío. Por estas horas se intenta establecer por qué Pignotti atacó también a las mujeres.

Efectivos de la Policía bonaerense procedieron a la incautación del arma y a la aprehensión de Pignotti. Se espera la presencia de peritos y fiscalía de intervención.